El almacenamiento de los alimentos es uno de los puntos más importantes a considerar para garantizar la seguridad de los mismos. Se debe garantizar el cumplimiento de lo dispuesto en el sistema APPCC. 

Aunque los productos secos, o no perecederos, como legumbres, arroz, pastas, etc., presentan muchas menos dificultades de conservación en términos de tiempo y almacenamiento que productos como los vegetales o las carnes y pescados, hay que tener en cuenta una serie de medidas para su correcta conservación.

  • Los almacenes de productos no perecederos deben ser lugares frescos, secos, libres de olores agresivos y que impidan la incidencia de la luz directa del sol sobre los alimentos.
  • Las estanterías deben estar construidas con materiales lisos, resistentes a la corrosión, inocuos, impermeables y de fácil limpieza y desinfección.
  • Ubicar los productos de forma ordenada e identificar correctamente las materias primas de modo que no sea fácil confundirlos.
  • Evitar el contacto entre los diferentes productos. 
  • Los productos en ningún caso deben estar en contacto con el suelo.
  • Minimizar la presencia de embalajes originales en las instalaciones de almacenamiento.
  • Revisar periódicamente el correcto estado de los almacenes.
  • Controlar el stock de los almacenes. Se recomienda tener un inventario de todos los productos existentes en el almacén y establecer la frecuencia para revisar la cantidad y estado de los productos.

 

 

Prácticas y factores ambientales que afectan a su conservación.

A pesar de que el deterioro de este tipo de alimentos es más difícil que el de alimentos perecederos como vegetales, carnes o pescados, a continuación, se destacan algunas prácticas y factores ambientales que afectan a su conservación.

Rotación del producto: es recomendable utilizar el sistema de gestión FIFO/PEPS (First In, First Out / Primero en Entrar, Primero en Salir).Es importante identificar todos los productos almacenados con la fecha de entrada en el almacén y las fechas de caducidad o consumo preferente de los productos.

 

Temperatura: los espacios de almacenamiento deben mantenerse frescos, secos y con buena ventilación. Es recomendable que la temperatura de estos espacios se mantenga entre 10 °C y 20 °C.

 

Ventilación: es necesaria una tasa mínima de intercambio de aire. Este espacio no debe tener equipos que produzcan calor como, tuberías sin aislamiento que canalicen de vapor o agua, calentadores de agua, transformadores, generadores de vapor, compresores de neveras y congeladores, etc.

 

Humedad: el control de la humedad es muy importante para el almacenamiento y conservación de los alimentos secos. Se recomienda una humedad relativa de entre 50-60 %

 

Distanciamiento: asegurar que la disposición de los alimentos y envases permita una correcta circulación del aire y que no entren en contacto con el suelo. Se recomienda una distancia mínima de 15 cm del suelo y, al menos a, 50 cm de las paredes exteriores reduciendo la posibilidad de condensación.

 

Evitar las plagas: para evitar la entrada de insectos o roedores, las entradas al almacén deben estar bien protegidas y cerradas en todo momento.

 

Tamaño y uso del almacén: para una buena gestión del espacio es recomendable dimensionar adecuadamente el almacén ajustándolo a las necesidades del establecimiento.

 Los contenedores ARAVEN son la herramienta perfecta para  almacenamiento con la máxima higiene

Los contenedores ARAVEN son la herramienta perfecta para un óptimo almacenamiento y conservación de los alimentos en diferentes condiciones de temperatura con la máxima higiene y seguridad alimentaria. A continuación, se aportan sugerencias para el trasvase de algunos alimentos secos.

 

 

Para el almacenamiento de alimentos no perecederos con escasa humedad como legumbres, pastas arroz, etc., se recomienda utilizar contendores con tapa que puedan cerrarse, sin ser necesaria la hermeticidad, consiguiendo evitar que la humedad entre en ellos y los deteriore.

Los Contenedores Accesibles ColorClip están diseñados para un perfecto almacenaje, una óptima conservación con la máxima higiene y el más riguroso control de las materias primas. Los Contenedores Accesibles son idóneos para la conservación de alimentos con muy escasa humedad. Se puede acceder al contenido los contenedores y la tapa queda elevada en posición de apertura sin necesidad de sujetarla

En el almacenamiento de materia prima no perecedera es muy importante identificar y separar cada material alergénico del resto de alimentos. Los frutos secos, cereales con gluten, cacahuetes, soja, mostaza, altramueces o alimentos que contienen como ingrediente estos alérgenos tienen que estar perfectamente identificados y separados del resto de alimentos para evitar el contacto cruzado.

Para los alimentos no perecederos sensibles a la oxidación, a la humedad ambiental o a la pérdida de aromas (snacks, especias, deshidratados, frutos secos, galletas, etc.) se recomienda utilizar contenedores herméticos para evitar su deterioro. En Araven te ofrecemos una amplia gama de contenedores herméticos en diferentes tamaños Gastronorm y capacidades para optimizar el espacio en tu economato.



 

Leave a Reply