En las cocinas profesionales de restaurantes, hoteles o colectividades, los alimentos son sometidos a diferentes elaboraciones que pueden conllevar situaciones de riesgo en los procesos de conservación y manipulación de alimentos. En el post de hoy queremos profundizar en las siguientes herramientas básicas en el equipamiento de tu cocina que te ayudarán a gestionar y tratar los alimentos y cumplir con los estándares normativos en materia higiénico-sanitaria.

Cubetas o contenedores de alimentos

Son el verdadero “todoterreno” en el menaje de la cocina profesional. Las podemos encontrar en varios materiales y sus usos son múltiples; para mantener y conservar alimentos calientes y fríos, montaje de platos así como para la exposición y presentación en buffets de caterings y restaurantes.

 

La mayoría de cubetas del mercado tienen medidas normalizadas GastroNorm. La industria de equipos de restauración utiliza los productos de tamaño estándar para permitir la adaptación entre todos los equipos, aparatos y contenedores dentro de la cocina, cámaras frigoríficas y áreas de exposición.

Las cubetas GN de Araven BASIC en policarbonato pueden alcanzar un rango de temperaturas de -40º a +99º, perfectas para procesos de conservación, congelación, mesas calientes/frías de exposición… Su diseño facilita su manejo y el apilamiento cuando no son utilizadas optimizando el espacio. Además cuentan con un grabado superficial en la pieza, tanto en el frontal de la cubeta como en el borde superior, para facilitarte la identificación del contenido y registrar fechas de caducidad. Sin recovecos, con cantos redondeados que facilitan su limpieza.

 

 

Cubetas con fondo perforado, caladas o rejillas

 

Las cubetas caladas y rejillas son la mejor solución para evitar que los alimentos entren en contacto con el líquido desprendido durante su conservación. Estos drenadores también son apropiados para procesos de descongelación más rápidos y seguros.

 

En el caso de frutas y verduras frescas, su alto contenido en agua acelera el proceso de deterioro. La colocación de fondos perforados en los contenedores evitan que el alimento este en contado directo con la base de la cubeta mejorará su conservación al facilitar la circulación de aire y evitar la condensación y acumulación de agua.

La combinación de cubetas con rejillas o con cubetas de fondo perforado reducirá significativamente el nivel de mermas del producto evitando el desperdicio alimentario en el sector de la hostelería. Elige entre la opción de rejilla o cubetas caladas según el volumen de líquido desprendido por el alimento. En ambos casos el diseño ondulado permite que el líquido drene más rápidamente a la cubeta de la base.

 

Tapas o tapaderas Gastronorm

Un buen contenedor de conservación es un elemento imprescindible en una cocina pero también lo es la tapa que lo cierra. Las propiedades organolépticas de un alimento de calidad podrían deteriorarse por no conservarlo ni el recipiente adecuado ni con la tapa correcta. Porque no necesita la misma hermeticidad conservar carnes y pescados, vegetales o alimentos ya preparados, Araven dispone una amplia gama de diferentes tipos de tapas

Todos los alimentos estarán debidamente tapados en los procesos de conservación para evitar riesgos de contaminaciones cruzadas

Tapas herméticas GastroNorm

Alimentos frescos como carnes y pescados, comidas preparadas o alimentos sensibles a la oxidación, humedad ambiental o pérdida de aromas como fruta cortada, snacks, frutos secos o galletas….requieren contenedores herméticos para evitar su deterioro. La tapa provista de una junta de caucho permite sellar herméticamente impidiendo que el aire entre en el interior del contenedor reduciendo la oxidación del alimento.

 

cubetas negras con tapa araven

 

Son también la solución para la conservación y transporte de líquidos como cremas, purés, salsas y fondos para las elaboraciones. Garantizan que el contenido liquido no derrame fuera del contenedor en su conservación y transporte.

Tapas de apoyo GN

No todos los alimentos frescos necesitan conservarse herméticamente. En el caso de frutas y verduras frescas, con el paso del tiempo, pierden humedad que podría condensarse en las paredes del contenedor si estuviera cerrado 100% hermético. En estos casos se aconseja tapas de apoyo que protegerá el alimento pero evitará la condensación en el interior del recipiente.

En la zona de buffet esta tapa protege el alimento de contaminaciones externas en la exposición hasta el momento del servicio. La tapa va provista de un asa para facilitar su apertura.

Las tapas de apoyo de Araven son además universales para tapar la mayor parte de las Cubetas Gastronorm en inox, plástico o porcelana. Su diseño facilita el apilamiento de cubetas gracias al registro y tapa.

 

La versión con muesca permite alojar la cuchara para zonas de servicio. Protegiendo los alimentos de posibles contaminaciones externas hasta el momento de ser ingeridos por el comensal.

 

Esperamos que esta información te sirva de ayuda para la elección de las piezas que mejor encajan en tu cocina. ¿Y sabes lo mejor de todo? Qué son combinables entre sí para crear un sistema de conservación eficaz y seguro. Contacta con nosotros si necesitas de más información o visita nuestra web donde detallamos todas las referencias de la gama.

 

 

 

Leave a Reply