Higiene y seguridad alimentaria en los procesos de descongelación

La congelación y descongelación de alimentos son dos procesos habituales en las cocinas de muchos restaurantes y, a la vez, son muy importantes, de ahí que se deban seguir unas recomendaciones básicas de higiene para salvaguardar la salud de los comensales.

La primera es separar los alimentos a descongelar del resto de productos frescos para evitar posibles contaminaciones de estos últimos teniendo en cuenta que la descongelación ha de hacerse sin embalaje o envase original para que resulte más rápida.

Uso de rejillas o cubeta perforadas

Desde Araven recomendamos que los alimentos a descongelar se coloquen en el interior de recipientes de plástico rígido con el fin de evitar que los alimentos goteen y contaminen otros cercanos. Asimismo se recomienda el uso de rejillas o cubetas perforadas en el proceso de descongelación para garantizar la máxima higiene y conservación de carnes y pescados al evitar que el exudado esté en contacto con el producto, reduciendo así el riesgo de proliferación bacteriana, pero manteniendo sus propiedades organolépticas (gusto, olor, etc).

Productos diseñados para la seguridad alimentaria

 

Cada recipiente y sus diferentes piezas han sido cuidadosamente diseñadas pensando en la seguridad alimentaria. Por ejemplo, la base perforada es ondulada y no plana con la idea de que exista la menor parte de zona de contacto con el alimento. Con ello también logramos una descongelación más rápida y que el líquido que se desprende drene hacia el fondo a través de los orificios, separado del alimento. La tapa es otra pieza indispensable para evitar contaminaciones.

La limpieza de estos recipientes ha de resultar fácil al hostelero, de ahí que el diseño no tenga aristas vivas, ni recovecos que puedan acumular líquido.

 

Soluciones que se adaptan a los volúmenes de materias primas a descongelar

El tamaño es otro aspecto a tener en cuenta y en Araven te ofrecemos soluciones que se adaptan a las necesidades según la tipología de establecimientos y los volúmenes de materias primas que trabajan. Así, aconsejamos seleccionar el kit de descongelación que se adapte a la partida suministrada por el proveedor para lograr que la totalidad del lote de producto se descongele o se conserve en un solo recipiente.

Todos ellos están fabricados en polietileno, uno de los materiales más apropiados para el proceso de descongelación, ya que tiene buena resistencia al impacto, alta resistencia a la corrosión, buen comportamiento en congelación (soporta hasta temperaturas de -40ºC) e impide el paso de la humedad.

  • Para volúmenes pequeños,desde 1 litro de capacidad hasta 12,5 litros, se recomienda la utilización de las rejillas GastroNorm compatibles con las cubetas y contenedores de alimentos en las distintas medidas GastroNorm que Araven ofrece

rejilla gastronorm araven

 

  • Para capacidades entre los 12 litros y los 35 litros está el kit de descongelación de 17 litros o de 35 litros compuesto de tres piezas: contenedor cerrado, cubeta perforada sobre la que depositar el producto a descongelar y la tapa de protección.

  • Entre los 35 y 90 litros la mejor solución son los contenedores Gastronorm 2/1 en altura 300 mm. o 400 mm. , combinados con su versión perforada y tapa. Estos contenedores están diseñados pensando en la descongelación de grandes partidas de materias primas 

 

 

Esperamos que estas recomendaciones ayuden al hostelero a poner en práctica acciones de descongelación más rápidas a la vez que seguras e higiénicas.

Leave a Reply